Quien no vió Sevilla, no vió maravilla.

Nacido en el macareno Hospital de las Cinco Llagas, criado en el Barrio del Tiro de Línea y vecino del Cerro del Águila; fiel amante de Sevilla y sus tradiciones. "Cofrade" por vocación, "Feriante" por adicción, "Rociero" por devoción y "Bético" por convicción.

sábado, 22 de noviembre de 2014

EL RANCIO SEVILLANO (ll)


Y seguimos con los tweeters rancios...

v Si la Cruzcampo patrocinara La Sed, los Cuadernillos Rubio patrocinarían a La O, Mango al Despojao y Polvillo a Los Panaderos.
v Me ha ofrecío hierba un nota por la calle y crei me  me iba a vender acelgas… vaya corte he pasao.
v Y siguiendo con patrocinadores Friskis lo haría con El Cachorro, Font Vella con la Aguas y Trombocid con Las Tres Caídas de San Isidoro.
v Es de rancio “jincarse” un mostachón de Utrera y rebañá lo quemaíto que se queda en el carton.
v Cualquier camarero de La Pañoleta es capaz de hacer con tiza más operaciones que un procesador Intel.
v ¿La dieta Dunkan, que dice del lomo en manteca y de los chicharrones?
v Sevilla es la única ciudad del mundo que pone a una avenida el nombre de una cerveza, con dos cojones.
v Un estudio de la Universidad de Columbia afirma que Sevilla Este está taco de lejos.
v Willy Fogg quiso pasarse por Sevilla Este en su vuelta al mundo en 80 días pero se le alargaba el viaje 66 días más.
v El mantecaíto del “Espero te esquina” tendría que venir con un almax dentro en vez de con papas fritas.
v Educación es que un niño en vez de un Burger King o una pizza me pida un cartuchito de chocos y adobo… lloro de la emoción.
v La ruta del rancio: Cervecita en el Salvador, boquerones en Blanco Cerrillo, Tarta vegetal del patio San Eloy y helaíto del Raya.
v A mi la parienta me habla de rodilla. Y que te dice? – Sal de abajo la cama, maricona…
v Antonio, ¿De que va la película, “Adobo dead”? Trata de un contagio, que obliga a la gente a comer adobo al pasar por la calle Tetuan.
v Que me gusta que mi mujer entre en el Zara, mientras yo hago un mandao… al Blanco Cerrillo.
v Cuando es el día internacional de la manteca colorá?
v Un niño sevillano, como Dios manda, no sueña ser mayor para conducir un coche o un avión, sueña con que le salgan las patillas.
v Una duda que tengo: si El Arrebato va éste año a Eurovisión, ¿eso cuenta como competición europea para el Sevilla?
v El túnel con la luz al final era lo que veían las criaturitas que jugaban al cielo voy y cuando estaban arriñonaos ya, escuchaban una voz que decía: Ahora le toca al Vacaaa…..
v La máxima expresión del progreso: hacer litronas de 1,1 cl. ¿A esto como se le llama? Litro y mijinina?
v Los que están empadronados en Sevilla Este deberían pagar para visitar los Reales Alcazares.
v He acogido a un niño del Sahara aquí en La Barzola y dice el niño que se vuelve, que allí está más fresquito.
v Había una mujer en el Tardón que era tan fea, tan fea, tan fea, que era coja y le llamaban la fea.
v En la Plaza de abastos de Triana se acaba de batir el concurso de “miarmas” por segundos.
v Sevilla estará completa cuando en la FNAC vendan tarrinas de Cd,s, de Dvd,s y de caracoles del cateto.
v Gazpacho de melocotón de mascarpone y naranja. Eso “tie que sé” hasta pecao.
v He visto arder naves en Orión, un poquito antes de llegar a San Jerónimo.
v He pensado tatuarme en latín algo mu profundo: las palabras “Cazón en adobo de la Puerta la Carne”.
v Ayer en un bar del centro, dos guiris piden dos tintos de verano y el camarero les pregunta textualmente: ¿Laimon o Naranch?. De arte…
v Creo que la versión sevillana de “The Mamas & the Papas” sería “ The Chocos and the Papas”.
v Para cuando bañadores de ruan negro?
v No es que haga calor, es que de mi piscina esta mañana, he sacado de la barrefondos una pringa del puchero.
v Una obviedad: La calidad de la cerveza en Sevilla es inversamente proporcional a los metros que tiene el bar. Ejemplo: Tremendo, Jota, Alvaro Peregil, etc…
v Mi padre decía “argofifa” en vez de fregona… anda, supera eso.
v Tiene más peligro que Lady Gaga en Casa Pichardo.
v A ver si éste año cuando acabe la Feria, alguien avisa al de los cacharritos de López de Gomara, que no se va nunca el tío.
v Hay un lugar especial en el infierno para los que se le ocurre ponerse un traje chaqueta blanco el Domingo de Ramos.
v Para cuando la aplicación Shazam – cofrade?.
v Que un país se llame “Myanmar”, es de arte gordo, no?
v Estoy en Gelves… ¿Esto ya es Huelva?
v Agosto 17:30 h. Sevilla. Toda la familia roncando, tú no pegas ojo, coges el móvil pones música y sale las Tres Caídas… Oleeee…
v ¿Porque lo llamarán Sevilla Este cuando es Córdoba Oeste?
v El extraño caso de una sevillana que fue a la Feria vestía de flamenca, sin darse rayos uvas antes.
v Los autobuses de Tussam debería cambiar lo de “FUERA DE SERVICIO” cuando van de recogida por “ENTRADA-TEMPLO”.
v Lo rancio no es conducir escuchando marchas cofrades, lo rancio de verdad es apurar en los semáforos, para acelerar cuando rompe la marcha.
v Na más llegar del desierto, me fui pa una fuente y me la comi enterita… será que te la bebistes, no? Que va si era de Papas aliñás.
v Los vampiros vegetarianos sólo beben gazpacho, una idea que se les paso a los de Crepusculo.
v Si te compras en Sevilla un 4X4 la medalla de la Virgen del Rocío viene de serie o es un equipamiento opcional?
v Yo es que veo los aros olímpicos y estoy viendo el Puente Triana.
v Conozco a más gente en Chipiona que en Sevilla Este.
v Cuando tengo hipo, mis amigos me dicen 90% de probabilidad de lluvia para el Jueves Santo y se me pasa corriendo.
v Viendo la repetición de las imágenes del Corpus del 2013 por Al Jazeera.
v En vez de la bandera, Gasol en el desfile olímpico, tenía que haber sacao la Cruz de Guia del Cachorro.
v I love “serrin” floor.
v Beduínos de la cabalgata de Triana, desfilando en los Juegos olímpicos con Barhein, que arte más grande.
v Piercing significa zarcillo, no me lieis, coño. ZAR-CI-LLO.
v Sevilla es el abrazo de Silvio y Paco Gandía.
v Decir niki (Jersey), braslis (calzoncillo), parte (noticias), perikitos (dibujitos) y escalesita (cacharritos)… no tiene precio.
v Me han dicho en la farmacia que hay condones con sabores y he pedio uno de Palometa con roque.
v Elvis no está muerto, vive en Salteras.
v Toda una gozada: Ir de Erasmus a la Universidad de la manzanilla de Sanlúcar de Barrameda.
v Si los Beckham llamaron Brooklyn a su hija, mi niña se va a llamar Judería o Puerta Carmona que es mu sevillano.

Y para finalizar estas entradas de blog tan rancias, voy a compartir las diez tapas más rancias de la ciudad con todos vosotros:

- Croquetas de Casa Ricardo.
- Boquerones en adobo de Blanco Cerrillo.
- Montadito de Patamulo en Casa Moreno.
- Tarta vegetal del Patio San Eloy.
- Espinacas con garbanzos del Rinconcillo.
- Codornices de Casa Ruperto.
- Serranito de Mesón el Serranito.
- Menudo del Capote.
- Piripi de Bodeguita Romero.
- Montadito de lomo de orza de Casa Trifon.




domingo, 16 de noviembre de 2014

EL RANCIO SEVILLANO (I)

Para comenzar esta entrada del blog, habría que aclarar, ¿a que individuo se le conoce en Sevilla como un “rancio”?,  ¿cuales son sus características? y ¿como y de que manera?... se identifican en la calle.
Un rancio se considera al sevillano que por él, no pasa el tiempo, que siempre se mantiene en sus propios gustos y que no pasan las tendencias, ni las modas por él. Es el típico personaje que pasea por las calles de Sevilla como si caminara por las galerías del Museo del Prado, admirando la grandeza y la belleza de la ciudad más bonita del mundo. 
El rancio en un personaje de centro de la ciudad, aunque viva en el extrarradio, suele ser extremadamente capillita, feriante y con una sensibilidad sevillana fuera de lo común, le encantan el arte en los toros, es un enamorado de esas tardes de Maestranza y sueña con dormir la siesta tapao con unos faldones de palio y escuchando bajito Virgen del Valle.
El rancio es un personaje que le encanta el tapeo. Le encanta la cerveza con caracoles y con menudo. Eso sí, siempre en el mismo sitio. Al rancio no le gusta experimentar sitios nuevos, frecuenta sitios como “El Rinconcillo”, “Casa Trifón” o “Casa Moreno” que huelen a rancio de costero a costero, le encantan los bares cofrades, según ellos lo tradicional sabe mejor.
Lo que sí deberían muchos detractores tener en cuenta, es que el rancio no es una persona antigua. El rancio es una persona que ama las tradiciones, sus fiestas, sus costumbres. Es un enamorado de su ciudad tal y como fue concebida.
He aquí una selección de tweeters reales de rancios sevillaneros:

v Sevilla en inglés se dice “Arriquitown”
v Tieso?... la mojama al lao mía es de verdad, crema Nívea.
v  “Que pena la mía, que pena la mía, la pena mía, que el pollo fue volando pa Punta Umbría”… El Pali, metafísica en estado puro.
v Hay seises que acaban de gorrilla en Bami. Son juguetes rotos, uno de ellos fue Musiquito.
v He dicho “Hashtag” en mi casa-hermandad y me han dado un cleanex.
v Si soy sevillano, que si tuviera que apuñalar a alguien lo haría con un cacho regañá.
v Si me escriben la cuenta con tiza en el añejo mostrador del Rinconcillo, me entran hasta ganas de pagarla.
v Lo contrario del típico sevillano con camisa rosa, patilla y gomina, es el típico sevillano con camisa celeste, patilla y gomina.
v Joder!!... Si es que hasta el Calonge es bonito….
v Que en la tele de los Tussam pongan cofradías to el año. Zoido, óyenos.
v Todo el mundo sabe que tras @ranciosevillano está Eva María Macías.
v Salgo tan poco de Sevilla que cuando vuelvo de Mazagon tengo Jet lag.
v Crisis de valores es pedir un zumo de melocotón en El Tremendo.
v Te ruego fervorosamente, sigas diciendo verdades “miarmeras” como puños.
v La Quinta avenida de Sevilla, sin lugar a dudas, es Puente y Pellón.
v Y no olvidemos Camas, probablemente el pueblo más feo del mundo, pero precioso al lao de Badajoz, Albacete o Valencia.
v El Parque Alcosa es el casco histórico de Sevilla Este.
v Coria del Norte y Guillena Conakri, los límites de mi mundo y en medio: Taiwan de Aznalfarache, bajo y alto.
v Para mañana más calor. En el tiempo de Canal Sur dicen que va a llover puntillitas y por encima de 800 metros, 90% de probabilidad de adobo.
v Quiero unos votos de Valverde con cámara de aire marismeño.
v Un gótico es como el muñidor de La Mortaja pero con flequillo en vez de patillas. ¿no?.
v Nada como pedir para Reyes un balón de reglamento.  Ojo al dato: balón de reglamento.
v Si esta mala la cosa que vengo de echarle media suela a los náuticos.
v El sueño de una noche de verano, es bañarte en la Higuerita con una bañador de ruán negro.
v Dos amigos que se ven por la calle Feria y le dice uno al otro: Adios bizco!!!…. y dice el bizco: Adios chavales!!!…
v Es mu fuerte que en tu primera cita la lleves al Patio San Eloy, la invites a una tarta vegetal y aún creerte todavía sexi…
v Si en Sevilla pedir “unas asitunas” es gratis, si pides “un platito de olivas”: dos pavos. Es lo que hay…
v El puente de Triana es el paso fronterizo más bello del planeta.
v El médico me ha preguntao que cuantas veces al día bebo manzanilla y a mi me ha salió: “A veces, muchas veces, más de cuatro veces”…
v Eau de Zotal… el perfume del Real de la Feria de Sevilla.
v Hay un jeque que quiere comprar La Mortaja, ha prometido a Jean Michel Jarre de muñidor to los Viernes Santo.
v Si en Sevilla pasa lo del robo del Codice Calixtino, nace un grupo capillita paramilitar y por mis muertos que aparece el Codice en media hora.
v A mi equipo de futbito en el Kendall le pusimos “Jornada de descanso” y ganábamos siempre porque la gente veía DrinkTeam – Jornada de Descanso, y no aparecían pa jugar los capullos.

CONTINUARÁ....


miércoles, 5 de noviembre de 2014

RECETARIO SEVILLANO - "EL PAVÍA DE BACALAO".

Nadie se pone de acuerdo del nombrecito de la receta; algunos hablan de cierta tasca en la calle Tetuán de Madrid donde frecuentaban soldados trajeados de amarillo, uniforme que llevaban los Húsares de los tercios españoles que combatieron en la Batalla de Pavía en 1525 y que se mantuvo hasta bien entrado el siglo XIX.

Autores gastronómicos del prestigio de Néstor Luján mencionan que el nombre nada tiene que ver con la batalla, sino con los trajes de los Húsares.
A finales del siglo XIX, en Sevilla y Madrid, se denominan "Soldaditos de Pavía" a unos pastelillos fritos que recuerdan por su aspecto y colores a la chaqueta del Regimiento de Húsares de Pavía.
Puede que por ahí, vaya la cosa, lo cierto es que aparte de soldados y batallas; recién fritos nuestros pescados rebozados son deliciosos. Se trata de una fritura típica de pescado rebozado, generalmente se usa la merluza o el bacalao. En Andalucía se conocen simplemente como pavías y en Sevilla se le llama "la pavía" cuando se usa merluza y "el pavía" cuando el relleno es de bacalao. En Madrid se hacen solo de bacalao y se conocen como Soldaditos de Pavía de una forma u otra, voy con la receta.
Ingredientes para 6 personas:

3/4 de kilo de bacalao.
250 gramos de harina.
2 huevos.
1 cucharadita de levadura en polvo.
2 dientes de ajo Perejil
1 pizca de azafrán.
Aceite de oliva.
Sal.

Elaboración:
Es necesario poner el bacalao en remojo durante 24 horas e ir cambiando el agua cada 3 ó 4 horas. Cortar el bacalao en tiras de unos 12 centímetros de largo por 2 o 3 de ancho y dejamos escurrir bien, secando a continuación las tiras de bacalao con papel absorbente.
En un bol poner la harina y añadir los huevos, 1 cucharada de aceite, la levadura y mezclarlo todo bien, añadiendo agua en cantidad suficiente para conseguir una papilla semilíquida. Añadimos el ajo y el perejil, finamente picados, salamos y dejamos la masa reposar unos 15 minutos.
Poner al fuego un perol o una sartén honda con abundante aceite y cuando esté bien caliente, rebozar las tiras de bacalao en la masa y echarlos en la sartén.
Para que queden crujientes, es conveniente echarlos de uno en uno o como mucho, de dos en dos, para que no enfríen el aceite.
Aconsejo que el aceite este muy caliente para que dore por fuera y luego bajemos el aceite de temperatura, para que se haga bien por dentro, cuando estén doraditos y crujientes, sacarlos de la sartén con una espumadera y ponerlos sobre un escurridor o sobre papel de cocina y servir.


martes, 14 de octubre de 2014

EL CAMINO DE LOS LOCOS.

El pasado sábado 11 de Octubre, viví intensamente y en primera persona una magnífica experiencia, de la que me habían hablado hacía algún tiempo, pero no conocía in situ.
La verdad es que hay que estar como una autentica “regaera” para coger el camino desde la Plaza del Salvador y encajarte en El Rocío en poco más de quince horas y de un solo tirón, pero soy testigo de excepción junto a mis compañeros de viaje: mi cuñao Guillermo y mi "hermano" Aurelio, que esta hazaña de "chifladura" se puede realizar sin que se te caigan los anillos, es más, noventa y tantos “locos” son los que salimos del Salvador a las 5 de la mañana, cuando aún no estaban puestas ni las calles… el regimiento de “locos soñadores” con sus chalecos reflectantes, cruzábamos el puente viejo de hierro de San Juan y cogíamos camino del barrio alto y de Mairena, Al alba, cuando amanecía, los locos caminábamos por tierras de olivares en busca de las Haciendas de La Juliana y Monasterejo… 
Un poco más tarde alcanzábamos la entrada del cortijo de Lopaz y sobre la una de la tarde vislumbramos el monumento a la Virgen en el Vado del Quema, ya estábamos más cerca de Ella.
Mediodía en Villamanrique de la Condesa y a la hora del té o de los toros, nos encontramos de bruces con la Raya… esta vez no fue Raya polvorienta, más bien fué una Raya Real pasada por agua, por que llovió y de qué manera, pero sarna con gusto no pica, como dice el refrán, nueve kilómetros hasta Palacio y otros nueve hasta la tierra prometida… a las 8 de la tarde cuando la noche se nos venía encima, del cielo caían rayos y truenos, como anunciando nuestra llegada al Ajolí y la aldea nos recibió con el diluvio universal, pero ya no nos podíamos mojar más de lo que estábamos, mojados pero felices.   
Sobre las nueve y media de la noche, esos noventa y tantos locos que salían del Salvador, eso sí totalmente empapaos de agua, pero con la satisfacción en los rostros del deber cumplido, nos sentamos a cenar ese caldito del puchero con garbanzos, que sabe a gloria y ese pescaíto frito en el patio de la Casa Hdad. del Rocío de Sevilla, todo un camino salvaguardado por el manto de la Virgen del Rocío, sin Ella, nada de esto sería posible.
Por el camino muchas vivencias y tiempo para todo… compañerismo, complicidad, compromiso, responsabilidad y también momentos de verdadero cachondeo, cuando el Cabeza vestío de Guardia Civil con tricornio de comandante al uso, le dio por pasar el scanner de seguridad a todos los locos, uno por uno, en la puerta de la Casa de Juanma y Cruz en Mairena, antes del desayuno; lo gracioso es que el tío, lo pasaba con un rollo de papel albal, jajaja… que arte más grande. 
La organización es pa sacarla a hombros, de diez; una orquesta perfectamente conjuntada, que baila al son que marca la batuta de su director D. Manuel Canto y de sus lugartenientes Pepe Cabeza, Carmen Raya, Juanma y Cruz, casi ná al aparato… sólo tengo palabras de elogio hacia ellos. Muchas gracias a todos por habernos acogido como parte de vuestra familia y por esos momentos tan entrañables que nos habéis hecho vivir.
Que la Virgen del Rocío y el Pastorcito divino, os colmen de bendiciones a los “benditos locos”, que esta marcha demente dure muchísimos años más y que un servidor, vuelva a tener el privilegio en años venideros, de volver a caminar, codo a codo a vuestro lado hasta El Rocío. Un fuerte abrazo a todos. Viva la Virgen del Rocío!!!!!.

domingo, 24 de agosto de 2014

RECETARIO SEVILLANO - "ADOBO"

El adobo o adobito sevillano, como últimamente se le denomina en los círculos más vanguardistas de la ciudad, siempre ha formado parte de lo que en Sevilla se ha conocido como el “pescaíto frito”, considerándolo uno de los platos más clásicos e imprescindible en la gastronomía sevillana.

El adobo comenzó a emplearse antiguamente como método de conservación de alimentos, aunque poco a poco con la llegada de los nuevos métodos de refrigeración, el adobo se empleó tan solo, como técnica para aliñar alimentos antes de su cocinado.
Se pueden usar muchos tipos de pescados para hacer éste suculento plato, en Sevilla tradicionalmente el más usado siempre ha sido el cazón, quizá por lo poco sabroso que resulta su blanca carne, si no se aromatiza debidamente antes, aunque también se usa caella y boquerón, pescado éste último, que en Sevilla tiene su cenit en la Bodega Blanco Cerrillo con ese olor que traspasa los sentidos, a mitad de la sevillanísima calle Tetuán.

Para la elaboración de esta receta, también se suele usar pescados de río, hay que pensar que Sevilla aunque cercana, no es una ciudad costera, así pues, en zonas cercanas al río como los pueblos de la ribera del Guadalquivir: Gelves, Puebla del Río, Coria o incluso el mismísimo barrio de Triana se ha recurrido tradicionalmente a la pesca en el río como medio de subsistencia. Pescados como los albures, el sábalo y los barbos adobados, presentándolos cortados en rodajas, han sido recetas tradicionales de estos lugares. Los barbos incluso han sido incluídos, con mucho arte, por cierto, en textos de sevillanas como “Sevilla tuvo una niña” del trovador de Sevilla, Paco Palacios, El Pali.  Ay!!…Esos “Barbos en adobo…” o esos "Albures en adobo" tan corianos como los de la fotografia.
En la provincia de Cádiz, al cazón adobado se le denomina “Bienmesabe”, siendo también un plato muy típico de la gastronomía costera gaditana.

Bueno, sin más dilación, vamos a por la receta:
Ingredientes para el adobo:
  • 1 Kg. de cazón
  • 5 dientes de ajos machacados 
  • 1 cucharada de pimentón dulce
  • 1 cucharada de orégano
  • 1 cucharada de comino molido
  • 2 hoja de laurel
  • 1 vaso de vinagre de vino blanco.
  • 1 vaso de agua (depende de lo fuerte que guste el aliño, yo suelo echar un poco de menos agua que vinagre)
  • Sal
Ingredientes para la fritura:
  • Harina de freír
  • Aceite de oliva.
En un recipiente, yo suelo usar una fiambrera de plástico con su tapa (si han leído bien, Fiambrera, no Tupperware), añadimos el pescado cortado en dados de 2 a 3 cm. de grosor bien repartidos, a continuación y encima del pescado añadimos los dientes de ajos machacados, el pimentón, el orégano, el comino, las hojas de laurel partida en varios trozos y un puñado de sal gorda.
A continuación volcamos el vaso de vinagre y el de agua y removemos bien todo el conjunto. El pescado deberá quedar sumergido en el aliño, yo en ese momento suelo probar el aliño para saber lo sabroso que ha quedado, si te gusta más fuerte echas un poco más de vinagre y si no pues usa más agua. Se tapa y se introduce en la nevera por espacio de 12 horas mínimo, aunque yo suelo dejarlo un día completo. Pasado éste tiempo, se saca del adobo el cazón y se escurre en un colador para que suelte el líquido, incluso presionando un poco con los dedos.

Bien escurrido el pescado, se enharina y se fríe en abundante aceite caliente, intentando que el pescado al freírlo quede bien cubierto y retirándolos cuando estén los dados bien dorados.
Lo ideal para disfrutar el adobo, es tomarlo muy caliente, casi quemándose, acompañado de unos buenos picos y una Cruzcampo bien fresca. Y si se quiere, un buen tomate aliñado o una lechuguita puede ser un estupendo complemento para nuestro plato de hoy. Ummhhh... que hambre. 
Vamos a comer!!!!!.... que son las dos menos cuarto.

lunes, 14 de julio de 2014

¿A DONDE VÁS GOLONDRINA?

Desde lo alto del Cerro donde habitó, rememoro el momento en que la hoja del mes de Febrero esté a punto de caer del almanaque y comience a atisbarse la suave y blanca fragancia que baña de esencias nuestras calles por primavera; será entonces y no antes, cuando ellas volverán a la vieja Híspalis…

Regresarán como ejército victorioso cruzando mares, pueblos, montes y ríos y llegarán hasta nuestro arrabal, se asomarán a los patios de los conventos de clausura, las veremos bordando el aire por los aleros de las casas señoriales de San Vicente, algunas fabricarán sus nidos con barro alfarero de los bajos del Guadalquivir y engendrarán a sus crías en los mismísimos ojos del Puente de Triana, otras… lo harán en los huecos erosionados de las barbacanas de la murallas Macarenas. Algunas atravesarán, volando bajo, el barrio del Baratillo en busca de la Triana añeja, esa Triana de alfareros, corrales y de Cavas, otras… descansarán posando su vuelo sobre la imagen de la Purísima en la Plaza del Triunfo…, algunas Golondrinas esperarán impacientes para ver pasar al Dios vivo de la ciudad, en la mañana sigilosa de San Lorenzo y aprovechar para quitarle alguna espina de su frente malherida, como decía el poeta…
“¡¡Ay!!, Río Guadalquivir en tus aguas está la historia de Sevilla, en esas aguas, trinaron a Bécquer soñando las golondrinas por el cielo azul de Sevilla…”

Muchas son las composiciones literarias que en el devenir de los tiempos, le han dedicado versos y coplas a las golondrinas que sobrevuelan el mágico reino catedralicio y Giraldero de nuestra bendita Ciudad de Sevilla, hoy la sevillana que elijo para endulzar esta entrada se llama “Las Golondrinas” una preciosa sevillana grabada en 2003 por el grupo “Marisma” con letra de Manolo González y música de mi amigo Manolo Rincón.
“Quisiera ser golondrina en el cielo de Sevilla, para poder recitar a Bécquer tras tus cortinas y a tu ventana llamar…”

Queridos lectores, espero la disfruten.

Panagarvill.

domingo, 22 de junio de 2014

RECETARIO SEVILLANO - "EL GAZPACHO"

Dejamos atrás nuestra elegante Primavera y recibimos a nuestro “tórridus Veranus hispalensis”, aunque como pregona éste blog, la Primavera, siempre será eterna en Sevilla y para comenzar mi nueva andadura por éstos terrenos de la cocina clásica sevillana, que mejor que traer hoy un plato estrella, rico y fresquito, que todos conocemos y que consumimos es esta época estival: nuestro querido y viejo Gazpacho.

El origen del gazpacho se remonta a la época romana, por aquél entonces, el plato muy rudimentario, se hacía a base de pan duro, ajo, aceite y vinagre, todo ello machacado y bebido lo más frío que las posibilidades de la época brindaban, esta salmuera era consumida por legionarios y trabajadores del campo, y así se extendió por todo el orbe romano, dándole en cada zona su toque especial, pero sin duda, es con el descubrimiento de América y la llegada de las nuevas hortalizas del nuevo mundo, lo que revoluciona la gastronomía en general y nuestro gazpacho en particular, hoy en día no podríamos concebir un gazpacho sin tomates ni pimientos, ingredientes que hasta mediados del S. XVI no se conocían en la península ibérica.
Tradicionalmente los ingredientes de ésta sopa fría eran majados a mano en un buen lebrillo de barro, hasta que a fuerza de músculos, se conseguía un triturado compacto de todos ellos, así lo hizo mi abuela Juana toda su vida, hasta que un buen día de la década de los setenta, cayó en sus manos una batidora Moulinex y por arte de magia, esa ardua tarea resultó muchísimo más liviana.
Existen muchas variantes, primas hermanas del Gazpacho como el Ajo blanco malagueño, el Salmorejo cordobés, la Porra antequerana o los famosos "sopeaos" que son espesas sopas o “migaos” de los gazpachos.
Y yá, sin más dilación, vamos con la receta:
Ingredientes:
  • - 1,5 Kg. de tomates muy maduros, mejor del tipo "Daniela" que alcanzarán su cénit de sabor entre mediados de Julio a mediados de Septiembre.
  • -    1 Pimientos verdes grande del tipo “italiano”.
  • -    1 o 1 diente y medio de ajo, sin el germen.
  • -    1 pepino “español”.
  • -    3/4 partes de un vaso de los de agua, de aceite de oliva virgen extra.
  • -    1/5 partes del mismo vaso de agua, pero de Vinagre de Jerez.
  • -    2 o 3 puñaditos de sal gorda.
  • -    1 vaso de agua fresca.
  • -    Tradicionalmente el pan siempre ha sido uno de sus ingredientes principales, pero en la actualidad,    esto se está perdiendo por el gusto por la estética y sólo se emplea si fuese necesario para aumentar    el volumen o espesar la sopa.
     Elaboración:
Se pica todo y se echa en un lebrillo grande, se incorpora la sal, el vinagre y el aceite y se bate todo muy bien, con una batidora para que emulsione bien (uno o dos minutos).
Por último, se pasa el gazpacho por un chino o colador fino de los de cono, para quitar impurezas (piel y pepitas) y a disfrutarlo.
Se sirve en cuencos de barro y se puede acompañar de guarniciones de pimiento, tomate, cebolleta, pan, huevo duro o jamón ibérico.

Anda, alárgame el cuenco y la cuchara, buen provecho y feliz verano a todos !!!.

domingo, 25 de mayo de 2014

El OLIMPO EN LA PAÑOLETA...

En la mitología romana Baco, Dios de la viña, del vino, de la inspiración y de la locura, era vanagloriado mediante grandes reuniones de los genios de la Tierra y la fecundidad: los llamados Misterios de Baco. El senado prohibió estos ritos licenciosos y orgiásticos llamados Bacanales hacia el año 186 A.C.

Ayer en el barrio camero de La Pañoleta, en una informal reunión de amigos románticos, para nada genios de la Tierra ni de la fecundidad, viví en primera persona una “gran bacanal” de arte y tronío.  Guitarras, compás y versos brotando por flamencas gargantas manzanilleras, destaparon el tarro de las esencias en la añeja bodega de Baldomero Gaviño.
Las voces de Rafael, Manolo y Pepe pusieron el contrapunto a éste día de tantísima inspiración, la guitarra de Manolo era una fuente que no cesaba de aflorar maestría, técnica y oficio, entre la prima y el bordón. Las madres y las soleras de los toneles de recia y rancia madera de roble, pudieron impregnarse del sentimiento y arte que se desparramaba por minutos y que le ponían un tono de foto en sepia a la jornada.
Cuando en un preciso momento de la tarde, me fije en las caras de los presentes, supe rotundamente que las cosas se habían hecho bien, el objetivo de la reunión se había conseguido, sus caras denotaban una felicidad bárbara, estaban disfrutando como bellacos, incluso el gran anfitrión Baldomero, acostumbrado a éste tipo de rituales mitológicos bodegueros, se le caía la baba…  Allí nos encontrábamos un grupo de amigos, bastante heterogéneos, pero con un denominador común, nuestro amor y nuestra pasión por éste género tan nuestro como son las sevillanas. Por eso estábamos allí, para inyectarnos en vena ese sentimiento a modo de vacuna de recordatorio y para que tengamos claro que nosotros los aficionados, junto con los autores, artistas y músicos, somos los que tenemos que sacar esto adelante y poner a las sevillanas donde se merece, de una vez por todas.
Que cada uno saque sus conclusiones, pero la jornada de ayer, quedará grabada por mucho tiempo en la retina de los que pudimos estar allí. Agradecer a Baldomero y a su hermano Pepe, que nos brindase su bodega para celebrar este evento y tan sólo recordar a los presente y a los que no pudieron asistir, pero que estuvieron entre nosotros en el pensamiento, que ésta ha sido la segunda y creemos necesario que existan más reuniones para que en voz alta gritemos todos a los cuatro vientos:  “Que vivan las sevillanas”…

domingo, 6 de abril de 2014

PERSONAJES SEVILLANOS: EL SR. TRONCOSO.

Fue una realidad ajena al mundo desde el día en que pasó el umbral de la vida, allí donde la calle San Luis cede su nombre a la Plaza del Pumarejo, bien sabe esa plaza de sus vaivenes delirantes y del sufrimiento de sus padres, Patrocinio y Leopoldo, ante tanta autodestrucción desmedida.
De cinco hermanos, le tocó ser el tercero y de nombre Leopoldo, los apellidos Troncoso Narváez, y con ese apellido se engendró una de las más bellas baladas de la música callejera sevillana, Sr. Troncoso, gracias a la genialidad de Jesús de la Rosa, alma mater de Triana.
Su monótona búsqueda de objetivos vitales, le llevó a la Legión, Melilla fue su destino, y a un tercer bautizo por el que también le conocieron, Leopoldo "el Legionario". Pero aquello tampoco satisfacía su razón y en un ataque de juicio inverso abandonó su puesto de guardia y para Sevilla, con ropa y armamento del Tercio, acabando irremediablemente en el cuartel de la guardia civil de la Plaza del Sacrificio, donde las palizas recibidas fueron de órdago.
La tunda de golpes surtió efecto, contrajo matrimonio y se instaló en el Cerro del Águila, siendo uno de los operarios de Hytasa, y con dos hijos, niño y niña, parecía que la vida por fin le acogía como uno de los suyos. El tiempo diluyó los recuerdos y el vino hizo el resto, un día al volver a casa se encontró con que los suyos ya no estaban, su pelliza en el perchero y poco más, sin preguntas ni indagaciones sacó del dedo su alianza, la arrojó en un husillo y nunca más supo de ellos. Aquello hizo que se refugiara aún más en la bebida, aliada del olvido.
Ante su decadente existencia, sus padres volvieron a acogerlo, más su madre (las madres siempre están al quite), pero la convivencia se hacía cada vez más imposible, el vino abundaba más que su sangre y su mente se alejaba de lo cuerdo.

Leopoldo "el Legionario" se hizo fuerte en la Plaza de la Gavidia, donde daba rienda suelta a sus delirios, los propios y los del vino, durmiendo en sus bancos, donde era el único que tenía la suerte de ver a Daoiz tumbado, invitando a todos los parroquianos a contemplarlo también. Ese era su mundo, de la Gavidia a la calle Baños, haciendo mandados y sobreviviendo de las propinas.
Donaba su sangre en la farmacia militar que existía en dicha plaza, de ahí su asentamiento, y con los duros que le daban, compraba vino, su compañero ya perenne que le ausentaba y le daba vida, su vida, en Casa Bernabé o en Casa Benito, de tertulia con los policías de la comisaría de la Gavidia, los mismos que en las noches de frío intenso o tormentas se apiadaban de él y lo cobijaban en los calabozos, sopa caliente y cama. A veces, con los chiquillos, entonaba "El novio de la muerte" o cantaba la tabla del cinco con ripios de obscenas rimas. Ese era "Leopoldos, capitans de la Gavidia", con eses líquidas que le gustaba remarcar.

El vino no hacía que se descuidara en su aseo diario, siempre limpio y afeitado, sólo le hacía olvidarse de su existencia y su mente. Alguna vez entraba en ese mundo de aislamiento y soledad que era el Hospital Psiquiátrico de Miraflores, o se refugiaba en un cuarto alquilado en la Plaza Churruca, cercano a Montesión y la calle Feria, que un abogado amigo de la calle Baños le había gestionado, así como una pequeña pensión que recibía. Durante cerca de dos años su hermano Antonio le recogió en la barriada del Carmen, pero su espíritu solitario pertenecía a la calle y de la calle sacaba el sustento para el ánimo y el morapio.
En su deambular frecuentaba la Plaza del Pozo Santo, haciendo de aparcacoches, lugar donde el grupo Triana tenía el local de ensayos, allí fue donde Jesús intimó con él y sus desvaríos, allí fue donde en 1977 se concibió el tema "Sr. Troncoso". Nunca fue consciente de que "Triana" inmortalizó su nombre, y si lo fue, a nadie se lo dijo.
Aquel alcohol que le daba vida, se la iba arrebatando poco a poco, ingresó en el Hospital de San Lázaro, le amputaron una pierna y encontró refugio en una Residencia de Espartinas hasta que un día de noviembre de 1992, nos dejo para siempre.

Uno de tantos sevillanos que iba para anónimo y que quedo inmortalizado para siempre.

miércoles, 12 de marzo de 2014

AQUELLOS VIEJOS "LOCOS" DEL TIRO DE LINEA.

La tarde del pasado 7 de Marzo, primer viernes de Cuaresma, me dirigí hacia la Parroquia de Santa Genoveva con el fin de participar en el besamanos que cada año, en esa fecha clave para el barrio del Tiro de Línea, la hermandad celebraba en honor a Jesús Cautivo. Al finalizar el acto y saludar a mi amigo Javier Bonilla, Hermano Mayor de Santa Genoveva, comentamos el magnífico trabajo de los priostes y la elegancia y sencillez con que habían ornamentado el besamanos y sin querer, la conversación derivó hacía una anécdota que me explico por sorprendente y que paso a relatar:
“A mediados del pasado siglo, “unos locos“, porque así lo denominaban la gente, vecinos de un barrio bastante alejado de lo que era la Sevilla cofrade de la época, se reunieron y decidieron que el barrio necesitaba una hermandad de penitencia. Ese barrio era y es el Tiro de Línea y esa Hermandad, era y es, la de Santa Genoveva.

Con el paso del tiempo, a estos hombres se les unieron gente del barrio que creyeron con fuerza en su proyecto. Uno de estos hombres es Antonio Fernández Rodríguez, conocido en el barrio como Antoñito, que es el segundo protagonista de este cuento.

Estos locos, encargaron en 1956 a un joven imaginero la hechura de sus imágenes, primero acometió la talla de la Virgen de las Mercedes y luego la del Señor Cautivo. Fue impresionante la acogida que tuvieron los titulares de la hermandad en el barrio. A partir de esos momentos el Señor y la Virgen se convirtieron en vecinos nuevos a los que poder contarle sus cosas, lo bueno y lo malo y también todo aquello que necesitaban.

Pasado los años, entre los meses de Diciembre de 1.985 y Febrero de 1.986, la Junta de Gobierno de la Hermandad, cree oportuno que al Señor se le tallara un nuevo cuerpo completo y que estuviera cubierto únicamente por un pequeño sudario. Para la realización de éste trabajo, la Hermandad sigue confiando en el autor de la obra D. José Paz Vélez.

Y como no, se le confió al “loco” de Antoñito, la labor de supervisar los trabajos del imaginero. Muchas fueron las noches que Antoñito pasó sin dormir, hasta que el cuerpo del Señor quedo terminado.
Como marca la tradición, los restos del cuerpo antiguo se hicieron ceniza y se pusieron dentro del que tan maravillosamente tallara Paz Vélez, pero a éste “loco” de Antoñito, le daba muchísima pena ver que los pies originales del Señor, en el que se habían acumulado tantas ilusiones y tantas lágrimas en forma de besos fueran pasto de las llamas y decidió, supongo que con el consejo de Él, que esos pies en los que los vecinos del barrio habían depositado sus sentimientos y sus promesas, se conservaran para toda la vida, dentro del cuerpo del Señor.

Cuando este año 2013, la actual Junta de la Hermandad con el apoyo mayoritario de sus hermanos, encargó los trabajos de restauración a nuestro querido hermano Fernando Aguado, al realizar las pruebas necesarias para conocer en que estado de conservación se encontraba el Señor, quedaron impresionados y se abrazaron con lágrimas en los ojos cuando comprobaron a través del monitor del TAC que los primeros pies del Señor, “los pies del barrio”, se encontraban dentro de su cuerpo. Las únicas personas que conocían este hecho eran el imaginero, ya fallecido y Antoñito. Fué un secreto que firmaron, como hacían antaño los hombres cabales, con un apretón de manos bastó. Pero el tiempo nos ha devuelto esta historia tan llena de ternura y afecto a la imagen del Señor.

Los primitivos pies del Señor, están en el lado izquierdo de la imagen, a la altura del corazón y de esta forma todos los sentimientos de muchísimas personas del barrio que ya se fueron, seguirán estando de alguna forma muy cerca de Él”.

Este relato sale a la luz con el permiso de D. Antonio Fernández, se le preguntó y no puso reparos para compartir este secreto con su Hermandad de Santa Genoveva y con su barrio del Tiro de Línea.

sábado, 18 de enero de 2014

GIRALDA (El rincón poético)

Cuando yo me muera...
Giralda, cuando yo me muera,
cuando yo me muera...

Giralda, cuando yo muera
vendré a acariciar tu cuerpo
vestío de primavera.

Clavellina, rosal, carne morena,
canela por el viento iluminado,
sevillana primera y azucena.

Ay, mi torre de luz,
junco de sal,
ciprés de luna y miel.
Ay, mi niña de roca y de cristal...

Giralda, cuando yo muera,
vendré a acariciar tu cuerpo
vestío de primavera.

Clavellina, rosal, carne morena,
canela por el viento iluminao,
sevillana primera y azucena.

Ay, mi torre de luz,
junco de sal,
ciprés de luna y miel.
Ay, mi niña de roca y de cristal...

Y cuando yo me muera,
vendré a acariciar tu cuerpo, Giralda,
vestío de primavera.

Manuel Molina.